Imprimir
Categoría: Formas Musicales y Análisis
Visto: 2228

Una de las cualidades de los músicos es el buen oído musical, el desarrollo del oído interior.

Todos hemos sacado canciones de oído porque nos gustaba probarnos a nosotros mismos y además era un placer reproducir las canciones que nos encandilaban de niños y no tan niños.

A mi parecer es una costumbre maravillosa que no deberíamos perder de vista nunca, puesto que el entendimiento de lo que realizamos en forma de sonido y su posterior comprensión como conceptos de altura, ritmo y fraseo musical, unido a la interválica es un trabajo maravilloso del oído interior, del yo creativo. Una vivencia única de recreación a partir de una música conocida. Por no hablar del beneficio a nivel humano del acto de socialización de la música al ser reproducida en grupo.

 

La melodía, tomada como canción, la tenemos grabada en nuestro interior y no nos cuesta trabajo ni reconocer ni memorizarla porque está en nosotros.

Partiendo de esta idea nacieron hace unos años los dictados famosos que teneis en la web, de la idea de aprender de lo que reconocemos porque además sabemos cuando nos equivocamos y podemos trabajar que lo que escuchamos se corresponda con lo que reproducimos de forma escrita, etc...

Este artículo este dirigido a todos los fans de Beyonce, y su «Halo» es una canción interpretada por la artista estadounidense de R&B contemporáneo Beyoncé, compuesta para su tercer álbum de estudio I Am... Sasha Fierce (2008). Ryan Tedder, Evan «Kidd» Bogart y la propia Beyoncé la escribieron en un lapso de tres horas en el estudio de grabación del primero, y fue publicada como el cuarto sencillo del álbum en el sello Columbia a través del airplay el 20 de enero del 2009 en los Estados Unidos.

 

Halo es uan canción que lleva un pulso de negra =84 con la que la espectacular artista del Dance sabe como sacarle producto a una melodía pegadiza con los mismo cuatro acordes una y otra vez.... es que ni si quiera cambia de la estrofa al estribillo y sin embargo, es una canción que gusta, y prueba de ello son los millones y millones de ventas del single.

Los acordes que utiliza en dicha canción son concretamente cuatro en la tonalidad de la mayor: Tónica de La mayor (I); Si menor (II); fa sostenido menor (VI grado de la); y el acorde de re menor (IV grado). Para poder cuadrar los acordes con el ritmo de la canción sólo os falta saber que el ritmo armónico es de un compás, que, por cierto, es 4/4. Así que cambiando de acorde cada compás os empezara a sonar la rueda...

No os abrumeis de la simplicidad que tiene porque hasta el famoso Canon de Pachenbel esta escrito basándose en unos pocos acordes que se repiten una y otra vez de forma incesante, por no hablar de las canciones Pop de algunos de nuestros grupos españoles más conocidos, como Amaral y su canción de cuatro acordes ¨sin tí no soy nada¨. Os reto a buscarlos para la clase de lenguaje musical donde analizaremos sus acordes y estructura armónica, ya que tenemos que repasar los acordes como contenido de la evaluación por no hablar del cifrado americano etc... Podemos repasar muchos contenidos con esta experiencia musical.

 

Os dejo una copia con los acordes de la canción de Beyonce y os recomiendo que practiquéis basándoos en estos acordes y saquéis con vuestro instrumento la melodía de esta canción que en principio fue dedicada a Michael jackson. Es un ejercicio buenísimo para comprobar nuestro educado oído interior y saber reproducir de forma escrita dicha canción es todo un reto para los alumnos de lenguaje musical. ¿¿¿¿Os atrevéis????

halo2

Con cariño para todos mis alumnos de lenguaje musical, en especial a Clara Meneses Marín, fan de beyonce.